domingo, 4 de julio de 2010

El Gallo de Barcelos

Esta figura de cerámica tan popular en Portugal tiene su origen en la siguiente leyenda.




Un peregrino que viajaba desde Barcelos hasta Santiago de Compostela se alojó una noche en casa de un hombre de dicha ciudad. A la mañana siguiente este le acusó de haberle robado dinero y fue condenador a morir.

Se le concedió al peregrino un último deseo y este le pidió al juez que le concediera una audiencia. Cuando estuvo ante el juez y los amigos de este, puesto que estaban comiendo, el peregrino miró a un gallo que habia en la mesa y les dijo: es tan cierto que soy inocente como que este galllo se levantará y cantará antes de morir en la horca. Todos rieron al escuchar las palabras del peregrino pero nadie osó tocar al gallo que habia en el plato.

Cuando el pregrino regresó a su celda, el gallo que habia en el plato del juez se levantó y cantó y de pronto el juez comprendió el error que había cometido y marchó lo más rápido que pudo a la prisión donde se encontraba el peregrino, para descubrir que este se habia soltado y huido.

La leyenda dice que el peregrino volvió un año más tarde par esculpir el Cruzeiro do Senhor do Galo.




2 comentarios:

  1. Bonita leyenda y magnífico aporte el del post. Eso si, vigila un poco mas las faltas ortográficas.
    Un calido y húmedo beso.

    ResponderEliminar