martes, 28 de agosto de 2012

La fuente Egeria


     La fuente de Egeria tiene su origen entre el mito y la historia.Se encontraba en Roma, en el bosque de las musas. Cada día las Vestales atravesaban la ciudad para recoger en sus cántaros el agua de esta fuente que utilizaban para sus ritos. Durante el trayecto de ida y vuelta la vestales no podían apoyar el cántaro en la tierra. Como curiosidad uno de los protagonistas de esta entrada, el rey Numa Pompilio,que vivió a lo largo del siglo VIII a.C., creó la figura de las Vestales, encargadas de vigilar el fuego sagrado. A lo largo de los años se les atribuyeron más funciones más sociales que religiosas.

     El origen de esta fuente se remonta a los tiempos del rey Numa Pompilio, sucesor de Rómulo y por tanto segundo rey de la ciudad. Egeria era una ninfa romana, asociada a las fuentes y protectora de las novias y las futuras madres. Su figura también se suele asociar al culto de la Diana de los Bosques. 

     Egeria era la esposa del rey Numa Pompilio y actuaba como su consejera. Con sus sabias palabras le inspiró leyes y encaminó su política religiosa. Le enseñó a ser un rey justo y sabio y pasó a ser conocido como Numa el piadoso. 

    Cuando Numa murió Egería lo convirtió en un pozo consagrado a Diana  en el bosque de Arriccia; se dice que las aguas de éste gemían igual que ella al fallecer su esposo. Egeria que era un mar de lágrimas se convirtió ella misma en fuente.


La ninfa Egeria dictando las leyes a Numa Pompillio de Ulpiano Checa


     Existe otra variante del mito NO menos conocida en la que Egeria no era la esposa de Numa, sinó tan solo su consejera. Amándolo en silencio Egeria no pudo consumar su amor puesto que Numa murió. La ninfa no hallaba consuelo y su llanto no cesaba y Diana se apiadó de ella y la convirtió en fuente.

     Se cree que en Roma se practicaba el culto a Egeria, cerca de la puerta Capena, al pie de la Colina Celio.


Que versión os gusta más?





3 comentarios: